CARP FISHING ENTRE ALGAS

CARP FISHING ENTRE ALGAS

Bien sabido es por todos los pescadores sea cual sea la modalidad que, la primavera, es de las mejores sino la mejor para la pesca, y más aún si hablamos de la carpa.

En esta ocasión la fecha era primeros de mayo, en pleno celo de dicha especie, y la duración 36 horas, si todo iba como pensábamos podríamos conseguir bonitas fotos.

Semanas previas se estuvo tanteando el puesto, había peces, de hecho era evidente por la continua actividad de saltos.

El principal problema eran las algas, había muchísima vegetación, de echo, eso precisamente era lo que venía buscando el pez, primero porque en aquel jardín acuático abunda el alimento, y segundo porque ahí es donde tiene preferencia para desovar. El reto era cómo hacer para sacar de aquel lugar el pez, necesitábamos cañas potentes pero que dejaran sentir para saber cuándo y cómo forzar.

Hay que decir que la máxima profundidad era de 7 metros y las algas tenían una altura de hasta 4 metros, difícil tarea, ya dábamos por hecho que algunas tal vez se pudiesen soltar por la dificultad del lugar.

El equipo, decidimos llevar equipo ligero, no era un lugar precisamente accesible y cuanto menos parafernalia mejor. Un toldo, camas y saco de dormir y los víveres necesarios. Picas, alarmas y cañas, además de una neumática porque sería de gran utilidad para poder sacar los peces y además dar la mejor presentación a la postura.

El cebado fue un mix de granos, haba, maíz, trigo y cómo no, chufa. Para el anzuelo combinaciones de chufa+ imitaciones de granos puesto que de haber cangrejo podría atacar.

Una vez todo dispuesto, lo primero sondear. Desde la barca se podía apreciar el fondo hasta 4 metros, y como estaban muchas desovando y otras en el post desove pensamos que, como se podía ver directamente donde caía el cebo, la posibilidad de pescar de 3 a 4 metros podría dar resultado.

Buscamos los claros que los peces habían hecho entre las algas, además de tocar también las sendas que se apreciaban, eran zonas de paso, debían dar peces o, al menos,  pasaban por ahí a la fuerza.

Y así se ejecutó. Una hora y media tardó en llegar la primera picada, picada por cierto de las que la alarma no suena, llora.

ante tal arranque pensamos que podría ser un buen pez y que pasaría los 12 kilos, pero la gran fuerza que ejercía y las continuas carreras hizo pensar que era inferior, muy divertido y combatiente pero ese combate no era de una gran carpa, nuestra sorpresa fue confirmada, no llegaba a 9, pero el lance fue un espectáculo, y después de todo esos momentos también valen y mucho.

Después de alguna foto y devolver al pez volvimos a colocar la caña en el mismo lugar, tenía que haber más y más gordas.

La tarde se abrió paso, y según avanzaba se hacía más fresca, y con el Sol casi escondido en el horizonte y los cantos de las ranas, como si fuese una cita obligatoria se arrancó una caña que habíamos puesto más alejada, en el límite del jardín de las algas.

Seguidamente, y ante el asombro se arrancó su compañera, debía ser un banco de peces, la primera a pesar de la paciencia que se le prestó se perdió, ni el puente, ni el plomo libre, ni trabajándola con toda paciencia y buen hacer posible fue suficiente. Sin embargo no podía pasar lo mismo con el otro pez que también estaba plantando lucha, muy tranquila, pero sin pausa, un pez que no daba carreras, no sacaba línea como los demás, se intentó “embarrigar ” al fondo y al impedírselo optó por la misma opción que su compañera, las algas. Pero en este caso al tener uno de los pescadores libres, este tomó la barca y tras forcejear un poco en sentido opuesto a la orilla el pez volvió a buscar la profundidad y conseguimos meterlo en la sacadera.

Esta vez sí era un pez más voluminoso 15,700 kg dió la báscula.

La noche dió dos picadas más pero ante tal escenario y debido al forcejeo ambas se desanzuelaron.

El amanecer se desarrolló sin novedad y conforme avanzaba acababa la sesión, pero con una preciosa estampa que renueva a todo aquel que tiene la suerte de contemplarla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies